AUMENTA TU PODER PERSONAL.

“El que piensa positivo ve lo invisible, siente lo intangible y logra lo imposible” 

El poder personal es la capacidad que posee cada ser humano de crear su propia realidad y edificar su propio destino. Se manifiesta como nuestra fuerza interna.

Las personas que tienen poder personal tienen la capacidad de mantenerse tranquilos bajo presión, en su discurso mental existe la creencia ciega de “puedo hacerlo”, son personas con una alta dosis de persistencia, constancia, paciencia, inteligencia y resilencia.

Todos podemos desarrollar nuestro poder personal, su conquista dependerá de nuestra habilidad para potenciar todo nuestro potencial.

El “Poder personal” es la capacidad emocional que tenemos para influenciar nuestra vida, esta fuerza emocional debe ser drenada en positivo para que esta fuerza vaya a nuestro favor.

“La vida debe ser vivida mirando hacia adelante, pero sólo puede ser entendida mirando hacia atrás.”  Kierkegaard 

Para conquistar nuestro poder personal hemos de conocer nuestros programas inconscientes limitantes, la diferencia entre las personas que logran el éxito en sus vidas y las que no, reside en que éstas últimas no han vencido sus demonios internos y creen los mensajes limitantes que anidan en su mente. Cuando utilizamos nuestro poder personal en forma negativa nos sentimos mal como seres humanos.

El uso del “Control” en nuestras vidas puede estar bien o mal aspectado. El control es el uso del poder personal para manejar, imponer y orientar tu propio comportamiento o el comportamiento y las necesidades de otro para beneficio propio.

El “control positivo” se establece sobre aquellas personas que no son capaces de llenar sus propias necesidades básicas; por ejemplo los bebés, ancianos, incapacitados, enfermos mentales…éstos requieren ayuda para llenar sus necesidades primarias. En estos casos el “control” es positivo.

Cuando usamos el control de forma negativa es cuando controlamos la vida de otra persona que si es capaz de manejar su propio comportamiento y abastecer sus propias necesidades.

Los niños que pueden tomar la responsabilidad de su propio comportamiento pero no les es permitido, son controlados de forma negativa. Estos sentimientos negativos llevarán al niño a rebelarse, sentirse inadecuado como ser humano y depender excesivamente del adulto.

La mayoría de las personas ponen su poder personal en lo externo dándole el poder a los demás a través de lo que nos dijeron de niños que éramos, creencias impuestas, las figuras de autoridad, padres, pareja….

LOS PROGRAMAS INFANTILES LIMINTANTES

Cuando nos resulta difícil conectar con nuestro poder personal esto puede ser debido a los programas que he recibido en mi infancia, el rechazo, el abandono, el sentimiento de soledad…

Sentirse rechazado es un sentimiento doloroso, nos conecta con las heridas de nuestro “niño interior”, éste vive dentro de nuestra psique y es el portador de las primeras grabaciones de la infancia.

El programa del “rechazo” en ocasiones se produce en la etapa intrauterina, muchos niños son rechazados por sus padres antes de nacer, los motivos pueden ser múltiples, no es el momento, la pareja pasa por una crisis, un hijo fuera del matrimonio producto de una infidelidad…etc. Ante la llegada de estos niños llega a ser planteada la opción de ser abortados.

Todos estos acontecimientos, el ser que llega, por minúsculo que sea, lo percibe y lo graba como una verdad. Cuando somos rechazados por uno ,o los dos padres, el ser lo sabe, siente que su llegada no es bien recibida. En estas circunstancias es donde el programa de rechazo se instala.

Cuando estas personas van creciendo tienen que hacer esfuerzos para ser aceptados por el clan, llamando la atención de sus padres para ser vistos, esfuerzos que resultan en vano, muchos adultos aún buscan el reconocimiento y aceptación de uno o de los dos padres.

Su vida ha sido una sucesión de eventos llenos de esfuerzo por alcanzar un reconocimiento del clan, estás personas consiguen todo lo que se proponen, todos reconocen sus logros excepto los padres o uno de los dos.

Las personas que sufren este programa se sienten de forma inconsciente apartados del resto, se esconden dentro de sí mismos por miedo a ser rechazados, suelen comportarse de forma distinta que los demás,  se sienten incomprendidos, cuando son niños son víctimas de bulling en la escuela.

Quizás nuestra llegada a este mundo no haya sido la más ideal, pero independientemente de las circunstancias la fuerza de vida nos trajo a vivir esta maravillosa experiencia que es la vida.

Somos lo que somos y venimos de dónde venimos, conocer nuestra propia historia nos puede ayudar a comprender nuestras raíces, nuestros orígenes, la novela familiar de la que provenimos tiene una importancia supina para comprender que es lo que nos aqueja en nuestra vida cotidiana.

La formación de la familia no siempre es un cuento de Disney, cuando las relaciones de la pareja no son buenas la llegada de hijos a ese ambiente tan tóxico, puede generar conflictos a los vástagos ya que esa es la primera información que recibe, la familiar.

Las familias disfuncionales son el caldo de cultivo de desordenes de todo tipo, para evitar el abandono, el rechazo, el sufrimiento tenemos que aprender a relacionarnos en pareja, la paternidad debería ser un acto de total consciencia, el acto de ser padres es algo más que darles un techo, vestirlos y alimentarlos. Los hijos necesitan alimento emocional, calor, cariño, respeto, lugar. Cuando esto es carente dentro de la dinámica familiar, los hijos sufren esas carencias y tratarán de llenarlas con otras cosas,  adicciones, alcohol, comida, sexo,…..etc

Todas las adicciones son orquestadas por el “arquetipo del niño/a heridos”, el rechazo, el abandono, el sentimiento de ser inadecuado llenan un vacío existencial difícil de sobrellevar.

Para aumentar nuestro poder personal hemos de ponernos en modo “resilencia” (La resiliencia es la capacidad de los seres humanos para superar períodos de dolor emocional y situaciones adversas.)

Todo ser humano busca su propia felicidad, avanzar, evolucionar, cumplir sus sueños.

Si has tenido una infancia difícil sabe que es posible conquistarte a ti mismo, emprendiendo un camino de sanación e integración de tu “Niño interior”, un niño interior profundamente herido  aflorará en tu edad adulta invitándote a que lo salves, a que desarrolles tu propio potencial de “resilencia”.

Así podrás iniciar un camino de crecimiento personal que te llevará inexorablemente a activar tu poder personal.

HABILIDADES PARA DESARROLLAR MI PODER PERSONAL

Reconoce tus  propios sentimientos; se responsable de tu propio comportamiento; toma decisiones que aumenten tu valor o amor propio; elógiate a ti mismo por tus logros y actitudes; cumple los compromisos que te marques; pon atención a las necesidades y sentimientos de otras personas.

Lo que pensamos importa, cuando pensamos o tenemos creencias negativas éstas se reflejan en nuestra realidad, usar nuestro poder personal es darnos cuenta de esto, yo soy el artífice de mi propia realidad. Atreverse a cambiar la realidad es el primer paso para potenciar tu propio poder personal, se necesita perseverancia, fuerza de voluntad, fe.

Vivimos en un mundo de infinitas posibilidades de las cuales tú eres una.

¿Te atreves a SER TU MISMO?

Sura Lillo

Especialista en Psicosomática Clínica (FPSCH)

Máster en Terapia de Obsidiana

www.mujerdespierta.es

Deja un comentario