Menú+

La embarazada, sus recursos y apoyo de la pareja. Laura Guttman

Publicado el Ene 2, 2010 por en Embarazo y Maternidad | 0 comentarios

Durante el proceso del embarazo la mujer debe saber que no está sola, y que tiene
muchos recursos a su alcance para favorecer un proceso armonioso y saludable tanto par ella como para su bebé.
Haría diferenciación entre recursos internos y recursos externos.
Los internos son aquellos recursos que nos son innatos, aunque tal vez no los tengamos muy desarrollados; como
pueden ser el pensamiento positivo, la creatividad, la capacidad de relajarse y visualizar situaciones idóneas, la voz y el canto cómo vinculo de comunicación con nuestro bebé, la expresión de sentimientos y pensamientos,
aprender a estar centrada en una misma y escuchar que quieres realmente hacer…etc. por citar los más
importantes. Y los recursos externos serian aquellos que mediante profesionales expertos en la materia, nos aportan su
conocimiento y experiencia para nuestro mayor beneficio durante el embarazo y el parto, como por ejemplo; psicología prenatal (para conocer su proceso de formación físico y psíquico del bebé prenatal durante el embarazo y como puede influir la madre en ellos) yoga para embarazadas (posturas, respiraciones y mantras) shiatsu para embarazadas (equilibra la energía a través de los meridianos y sus puntos energéticos, aliviando tensiones) flores de Bach (para ayudar a superar estados de ánimo desequilibrados o para facilitar el parto), musicoterapia (para conectar con nuestro bebé musicalmente), la voz y el canto (como potenciador del vinculo materno-filial y libertad de expresión) o bien el uso del arteterapia (para desarrollar nuestra creatividad y transformar los miedos y emociones negativas en positivas) y como no, el contacto con la naturaleza, paseos por el mar, montaña…etc.
El uso de estos recursos hacen que la experiencia del embarazo sea más profunda y rica, ya que los efectos son inmediatos y su repercusión positiva queda grabada en el bebé prenatal para siempre a nivel bioquímico, celular, emocional y psicológico. Es por ello muy importante la concienciación de ver el proceso no solo como algo físico, sino que va más allá, es un proceso emocional, mental y espiritual, es como dice Laura Guttman “una crisis y oportunidad vital y revolución emocional”.
Y por último y no menos importante, quiero hablar del papel que juega el padre en todo el proceso. Hasta no hace tantos años, el padre solo esperaba el nacimiento, en una sala adjunta, le decían si era niño o niña y nada más. Actualmente no solo disfruta de los nueve meses de espera, sino que también puede estar en la sala de partos y puede pedir baja por paternidad, esto último ya es más reciente. Esto demuestra como nuestra sociedad está
cambiando, un cambio necesario de actitud, donde la mujer incluye al hombre y donde el hombre quiere participar en los momentos más importantes de su mujer e implicarse en la crianza y dejar de ser un mero espectador.
Es un cambio de actitud que beneficia a todos, a la madre porque tiene su apoyo (con sus palabras, sus caricias, masajes…) y para el bebé porque este puede oír la voz del padre como le habla y se hace más presente durante todo el tiempo. El resultado, como dice el Dr. Michel Odent: “La calidad de las sociedades futuras se asienta sobre la calidad de vida de todos los futuros padres”. La educación de nuestros hijos empieza antes del nacimiento, para más información puedes visitar:
http://embarazoconscienteycreativo.wordpress.com/ donde encontrarás un curso hecho a medida para la mujer
embarazada y su pareja.
Autora: Anna Freijomil
Arte-terapeuta, coach, escritora y madre.

Enviar un Comentario