LA TERAPIA DE OBSIDIANA & PSICOSOMATICA: “Un complemento natural a los problemas ginecológicos de la mujer”

Cuando las mujeres que padecen problemas ginecológicos como quistes, miomas…Etc.
Muchas veces la única alternativa médica que se les ofrece es el quirófano, esta opción no tiene por qué no ser valida, puede serlo, pero que pasa si no quiero pasar por un quirófano? ¿Qué opciones tengo?.
La Terapia con obsidiana & Psicosomática nos brinda un camino natural para descubrir de que forma el cuerpo se comunica con nosotras, ayudándonos a resolver y entender los conflictos emocionales asociados a nuestras dolencias físicas. Este tratamiento puede ser un complemento a los tratamientos médicos convencionales, permitiendo una mejora más rápida o incluso la sanación de la dolencia.
La terapéutica nos adentra en la exploración y trabajo de la historia del clan, así como la historia de vida de la mujer.
Por tanto hemos de adentrarnos en nuestro inconsciente personal, como mujeres, en el inconsciente familiar (TG) así como en el inconsciente colectivo donde hallaremos aquellas creencias negativas que han sido proyectadas en el género femenino.
Entenderemos el mensaje oculto del síntoma y su lógica dentro de nuestra propia historia personal y familiar.
La negación de nuestra naturaleza como mujeres, las creencias negativas acerca de nuestra sexualidad, tener rechazo a tu menstruación, a la maternidad, en definitiva, a todo aquello que es biológicamente natural en la mujer puede acarrearnos problemas ginecológicos.
En la temática de las enfermedades de la mujer tenemos una conflictología que engloba innumerables problemáticas como por ejemplo: Conflictos de identidad, sexuales, de pérdida, desvalorización, conflictos con la pareja, familiares…etc
Patologías como menstruaciones dolorosas, quistes, miomas, endometriosis, infertilidad, amenorrea…etc nos indican que hemos de estudiar la historia de la mujer en relación a su condición de mujer y de cómo es vivida su femineidad en relación con los diferentes estadíos de su vida.
La forma en cómo la mujer se relaciona consigo misma, es el marco de estudio de su problemática concreta, siendo las emociones las que portan el mensaje encapsulado de manera fidedigna al consciente, así la emoción oculta es portadora de la clave de los conflictos atrapados en el inconsciente.
La emoción es la más potente de las energías, es nuestro carburante, la esencia misma de nuestra vida, la emoción nos permite avanzar y nos habilita a hacer elecciones e ir en la dirección que más nos conviene.
Las emociones traducen a nivel consciente lo que ha sido vivido a nivel biológico celular, éstas tienen la función de trasmitir al consciente una emoción biológica satisfecha o insatisfecha.
Por tanto para la resolución de los conflictos es importante el contacto con nuestras emociones, siendo la actividad emocional reprimida, oculta la que nos da la clave para la sanación de nuestras patologías y enfermedades de toda índole.
Hemos de abrir un canal de expresión y comunicación emocional, esto es posible dentro de la terapéutica donde la obsidiana puede servirnos como llave de apertura a los registros de nuestro inconsciente, para así obtener una fluidez y expresión de nuestro cuerpo emocional.
El cuerpo emocional es el encargado de albergar todo tipo de conflictos, traumas, experiencias dolorosas y emociones atrapadas a nivel de la psique. La obsidiana surge como herramienta bioenergética que me va a permitir y liberar el cuerpo emocional.
¿Qué es la Obsidiana?
La obsidiana, llamada a veces vidrio volcánico, es una roca ígnea volcánica perteneciente al grupo de los silicatos, con una composición química de silicatos alumínicos y un gran porcentaje (70% o mayor) de óxidos sílicos. Su composición es parecida al granito y la riolita.

La obsidiana no es un mineral, porque no posee una composición química bien definida. A menudo se le clasifica como un mineraloide. Su dureza en la escala de Mohs es de 5 a 5,5. Su peso específico es de 2,6. La superficie de rotura es concoidea, es decir, curva.
La Obsidiana como herramienta terapéutica.
La afectación de la Obsidiana a nivel físico, por sus cualidades ferro magnéticas, conecta con la hemoglobina de la sangre permitiendo así que esta fluya y circule mejor, mejorando el funcionamiento de órganos y sistemas.
También sus cualidades electromagnéticas permiten que interfiera de forma positiva en el bio-campo de la persona, equilibrando la polaridad negativa y positiva. Gracias a su frecuencia infrarroja permite un mayor anclaje a las frecuencias de la tierra, permitiendo a la persona un mayor entendimiento y aceptación de la realidad que vive.
Equilibra también la polaridad positiva debido a su frecuencia ultravioleta, siendo esta una puerta a conectar con grados de conciencia superiores permitiendo acceder a planos de comprensión más elevados.
Esta bipolaridad, permite que a nivel de la psique, haya un anclaje mayor a la realidad traduciéndose en una conexión mayor con el cuerpo físico y sus emociones bloqueadas, permitiendo así como una conexión más clara y conciencia de sí mismo.
Es una herramienta que a nivel mental trabaja a nivel de la Psique, proyectando la energía bloqueada del inconsciente al consciente. Dado que trabaja el psiquismo de la persona no es recomendable su uso en casos donde la persona tiene un alto grado de psiquismo, hipertensión o problemas mentales severos, por tanto siempre hemos de consultar y contactar con un terapeuta experto para poder trabajar con esta herramienta de forma segura.

La obsidiana y el marco de trabajo terapéutico.
La obsidiana ha de dimensionarse como una herramienta de proyección de nuestro inconsciente y dada la complejidad y sutileza del lenguaje de la psique, hemos de trabajar con ella dentro de un marco terapéutico siempre acompañados de un terapeuta debidamente cualificado en su uso y manejo. Todos los individuos contamos con un sistema Psíquico de protección y éste nos dificulta acceder a los planos más profundos de la psique, por tanto es preciso ser acompañados y guiados en este delicado proceso.
La Terapia de Obsidiana & Psicosomática es un proceso terapéutico Psico- Bio Energético que nos permite adentrarnos en el inconsciente y sus múltiples mensajes.
Como decía mi querida Ana Silvia Serrano, de la cual aprendí mucho, “la terapia de Obsidiana no es una terapia para probar”, ya que, en lo relacionado al inconsciente no nos podemos permitir el lujo de probar, puesto que éste actúa con o sin nuestro conocimiento, a favor y en contra nuestro si desconocemos sus códigos ocultos.
La obsidiana hemos de entenderla como una herramienta de trabajo y no como un fin en sí mismo, ya que al abrir los registros de inconsciente hemos de trabajarlos e integrarlos para obtener los resultados deseados. ¿De qué sirve abrir nuestros” sótanos internos” sino tenemos un lugar donde ordenar e integrar todo lo que dentro de ellos encontremos?
Aclarado esto, el marco terapéutico es imprescindible, puesto que lo importante en todo proceso terapéutico de cualquier índole es el mero proceso en sí, pero para ello hemos de tener un motivo, una razón para querer abrir “la caja de pandora” , por tanto es necesario un espacio y tiempo en el que elaborar la historia clínica del individuo, un recorrido que responde a las leyes de la medicina energética, que conlleva unos lineamientos y tiempos de trabajo, ya que la obsidiana es una herramienta de la medicina vibracional y energética.
Por tanto La Terapia de Obsidiana & Psicosomática Clínica se presenta como una alternativa natural a la resolución de conflictos ginecológicos en la mujer, gracias a la geometría en forma de huevo que se coloca dentro de la vagina, la mujer puede ver reflejado en el exterior sus conflictos internos en relación a su condición de mujer y de esa forma poder trabajarlos e integrarlos dentro un marco terapéutico personalizado y adaptado a su problemática particular.
El enfoque Psicosomático y humanista de las distintas patologías ginecológicas de la mujer nos lleva a la exploración de las problemáticas donde el establecimiento del diagnostico se realiza de forma precisa pudiendo llegar al origen del conflicto de forma rápida y exacta.
Este tratamiento con el huevo de obsidiana está indicado para todas aquellas mujeres que padecen enfermedades en su aparato genital femenino como: quistes, pólipos, ovarios poli quísticos, endometriosis, amenorrea, dismenorrea, teratomas, síndrome premenstrual, menstruaciones dolorosas…etc
Este tratamiento ha de entenderse como una alternativa natural que favorece la integración de los conflictos de la psique, evitando operaciones quirúrgicas que en muchos casos tras un tratamiento con la Obsidiana &psicosomática clínica se vuelven innecesarias.
Si quieres conocer que piensan otras mujeres, que como tú, sufrieron problemas ginecológicos puedes leer algunos testimonios aquí:

Testimonio de Aintzine, una Mujer Despierta.


La Terapia de obsidiana & Psicosomática es, por tanto, un espacio de compresión y sanación profunda a partir de un mayor conocimiento y aceptación de lo que somos como mujeres.
Sura Lillo
Coaching en  Psicosomática Clínica y Humanista (FPCH)
Máster en Terapia con Obsidiana (SITO)

Deja un comentario