LO QUE LA FAMILIA ESCONDE.

“Una reflexión desde la psicosomática clínica sobre la Terapia del Árbol y sus enfoques terapéuticos”

“El Transgeneracional es La memoria familiar que se transmite de generación en generación, sería la impronta que heredamos de nuestros ancestros. Dentro de la psique correspondería al inconsciente del clan familiar” Sura Lillo 

El concepto de Psicogenealogía fue creado por Anne Schutzenberger, psicoanalista, psicodramatista y pionera en Francia de este enfoque.

Hacia los años 80, ella comenzó a utilizar el concepto entre sus alumnos en la Universidad de Niza para hacer referencia a los lazos familiares, la transmisión y lo transgeneracional. Schutzenberger utiliza con sus pacientes como método terapéutico el método del genosociograma (árbol genealógico que construyen en sesión paciente y terapeuta y donde se inscriben los datos e información de la familia).

El genosociograma, podemos decir, es una representación del inconsciente familiar. A través de éste, se puede descubrir por ejemplo que todos los hijos mayores fallecen en diferentes generaciones a los veinte años, o que la edad en que le dan el diagnóstico de una enfermedad grave a una persona coincide con la edad en la que un ancestro tuvo un accidente grave…etc.

La Psicogenealogia se apoya, entre otras herramientas, en la construcción de un árbol genealógico junto con el paciente a partir de datos que recuerda de la historia familiar. Este trabajo terapéutico permite que emerjan sentimientos y se liberen nudos, como duelos bloqueados entre otros durante este proceso.

La tarea incluye la desprogramación de los lazos que unen a la persona con sus ancestros, para comprender las escenas que se jugaron y los escenarios donde los sucesos tuvieron lugar, con el objetivo de poner luz y encontrar posibles orígenes y explicaciones a sucesos del aquí y ahora de la persona.

Podemos decir que quien inaugura el enfoque transgeneracional es Sigmund Freud, en “Tótem y tabú” cuando se refiere a la transmisión de generación en generación a través del inconsciente.

Pero a Ivan Bozsormeyi Nagy es a quien le debemos un concepto central que permite entender la transmisión en Psicogenealogia.
Lo que nos vincula a cada uno con los miembros de la familia, con las personas más cercanas y con el contexto social.
Conceptos como cripta y fantasma para describir el fenómeno que descubrieron en la práctica clínica, diciendo que algunos pacientes se expresan a veces como ventrílocuos y a veces cargan con síntomas vinculados a un miembro de la familia que no pudo “ser bien enterrado”, ya sea por que murió en circunstancias vergonzosas o dramáticas que provocan miedo, y queda atado a la familia en forma de fantasma, encriptado “en el corazón de un descendiente”. El traumatismo, vinculado a duelos difíciles de ser elaborados, de hechos dolorosos o vergonzantes guardados como secretos, como no-dichos, crea una cripta sobre el psiquismo de un descendiente. El fantasma pasa del inconsciente de un padre al de un hijo. Lealtades invisibles entre los miembros de un sistema, que hace que solidariamente un descendiente se haga cargo de cuentas impagadas de otras generaciones. Nagy habla del Gran Libro de Cómputos de la Familia, contabilidad inconsciente que cada miembro dentro de un sistema recibe y a la vez transmite.

Lo que no se ha podido poner en lágrimas ni en palabras se expresa después en dolores, por falta de palabras para decirlo, “los silencios”.

En los silencios está la clave del árbol. “Callamos por el bien de los demás y esto se convierte en sus enfermedades”. (Anne Schutzenberger)

Los hechos se repiten porque hay duelos no hechos. Cuando heredamos información de nuestros ancestros, son duelos no hechos. Los famosos silencios.

Somos menos libres de lo que creemos”, pero tenemos la posibilidad de conquistar nuestra libertad y de salir del destino repetitivo de nuestra historia.

Método: estrechar el cerco a nuestras “lealtades invisibles” que nos obligan a pagar nuestras deudas.

Se construye el ÁRBOL GENEALOGICO a partir de la información, real o relatada de las generaciones que nos precedieron. Principalmente se estudiarán las ramas paterna y materna de la familia, analizando su forma de relacionarse, comportarse, amarse, expresarse, realizarse etc. Así descubrimos y entendemos la “mitología familiar”, la comunicación no verbal, los secretos, las dinámicas ocultas, para podernos liberar de lo que ya no es útil y rescatar lo bueno de todos ellos.

Conocer toda esta información nos permite comprender y por tanto rebajar el estrés psíquico que estas cargas representan para la psique de la persona. Trastornos del comportamiento, la depresión, ansiedad…no son más que las voces ocultas de la memoria familiar. El enfermo mental es un representante del clan que con su afección mental representa un desequilibrio del clan por completo, estos sujetos son los “niños basurero”, lo que cargan con toda la “porquería psíquica de la familia”.

Se pueden hacer consultas individuales de Psicosomática Clínica sobre temas específicos o lecturas completas del Árbol genealógico para conocer sus estructuras y tendencias.
El estudio del árbol genealógico es de gran utilidad como terapia individual, de pareja y familiar.
Sirve también para reorientar temas de prosperidad, salud, bloqueos en la evolución personal y sobre todo para actualizar creencias y valores y poder actuar libremente en nuestra vida.

 

 

Sura Lillo

Coaching en Psicosomática Clínica. FPCH.

Máster Terapia de Obsidiana (SITO) México DF

www.mujerdespierta.com

Deja un comentario