Menú+

MUJER DESPIERTA

Publicado el May 23, 2018 por en Página de Inicio, Mujer Despierta | 0 comentarios

 El Empoderamiento de la mujer es un ejercicio constante de libertades” Sura Lillo.

La mujer a nivel arquetípico arrastra una serie de falsas creencias acerca de sí misma, en una cultura donde su rol se a definido desde las expectativas que el “otro” a depositado en ella, esta falta de libertad profunda la ha llevado durante siglos a permanecer en un obligado segundo plano. Por tanto hablar de autoestima en las mujeres nos remite directamente a los efectos que el sistema de pensamiento patriarcal ha generado en la psique colectiva e individual de la mujer.

La dimensión tradicional de la autoestima de las mujeres está sujeta a la estima que recibe de los otros,  a lo largo de su desarrollo personal, desde la infancia a la edad adulta, así la expectativa del otro se convierte en un mandato. La construcción de su identidad bajo el paradigma patriarcal coloca a la mujer en la dependencia vital bajo el control y el sometimiento

La clave personal de cada mujer está en romper la implicación entre estima y poder. 

El verdadero despertar de la mujer a de partir en descubrir su propio valor independientemente si cumple o no con las expectativas que se esperan de ella, porque más allá de ser mujeres somos individuos, seres humanos que por el hecho de existir tenemos un valor intrínseco per sé.

Esta búsqueda del propio valor no ha de hacerse desde la perspectiva separatista de la lucha con el sexo opuesto, sino como una toma de conciencia de lo que soy como ser humano. Conocerme a mi misma y conectar con lo que de verdad soy y siento, esto me da la capacidad de desarrollar todas mis capacidades y habilidades. 

Valorar la dimensión emocional de la mujer desde la identificación y manejo de sus propias emociones crea una oportunidad de crecimiento y evolución de la mujer como individuo, reconociendo su valor y fuerza, no como algo nuevo sino como una realidad de la que no era consciente. Cuando esto sucede la mujer se dimensiona en su vida y sus relaciones desde ese valor natural de si misma que es capaz de ver y vivienciar de forma natural. Mejorando así su calidad de vida en todos los sentidos.

Una mujer que se ama y se respeta si misma es una mujer que ha desarrollado todo su potencial se convierte en un ejemplo para su comunidad.

www.mujerdespierta.es

Enviar un Comentario