Menú+

Osiris Rey de Egipto & El Huevo de Obsidiana: Sanación de lo femenino. Mito y Realidad. Surá Lillo

Publicado el Abr 19, 2011 por en Página de Inicio, la Obsidiana | 0 comentarios

Cuenta el Mito que Osiris era un rey egipcio que llevo su pueblo a la prosperidad y la paz, era muy venerado y gozaba del amor incondicional de su esposa ISIS, ella representaba la energía femenina bien aspectada. Pero como toda luz tiene su sombra, Osiris tenía un hermano llamado SETH, Dios de la guerra que odiaba y envidiaba a muerte a su hermano Osiris. Seth ideó un plan para raptar a Osiris y posteriormente desmembrarlo en 14 pedazos, pero ISIS con la ayuda de Anubis Dios chacal egipcio encargado de llevar a los muertos al otro lado, recuperó los pedazos de Osiris y lo reconstruyó con su amor, faltado solo uno de los pedazos del cuerpo de Osiris sin recuperar, EL FALO, Isis en su lugar coloco una hoja de un árbol a modo de reconstruir el falo masculino. Osiris revivió y paso a ser el rey del inframundo habiendo muerto y vuelto a resucitar por el amor de Isis.

La importancia del mito radica en el simbolismo al que la geometría nos abre paso, por un lado el reconocimiento de nuestra propia sombra en la figura de SETH, este devela el lado oscuro de la psique humana.
Osiris, representa lo masculino, lo luminoso que es devorado por la sombra representada en Seth.
ISIS, diosa egipcia de lo femenino, encarna la energía de la magia, la belleza, el amor de la Diosa. La figura de ANUBIS simboliza la apertura de las diferentes dimensiones en las que vivimos, ya que él es el encargado de llevarnos a nuestra propia muerte interior.
En el mito, la forma en la que Osiris es engañado y raptado por su hermano Seth, donde Seth encierra a su hermano en un cofre y lo rapta, lo lleva a través del mar. Para ser introducido dentro del tronco de un árbol. El cofre, el mar, el tronco del árbol donde Osiris es inmerso y envuelto hace alusión al retorno al útero de la madre, a lo femenino. Así lo masculino es envuelto por lo femenino, por el seno materno.
Isis logra recuperar a Osiris, pero de nuevo Seth recupera a Osiris y lo desmiembra en 14 pedazos. Este desmembramiento de Osiris nos muestra una destrucción de la energía masculina que es recuperada y revivida por Isis, donde Osiris pasa a ser de nuevo rey, pero ya no de Egipto sino del inframundo, de ese lugar oscuro y tenebroso al que todos tememos.
El mito de Osiris, nos muestra en su simbología el proceso iniciático que vive la mujer al uso de esta geometría de obsidiana, pues hace un recorrido por su psique proyectando el lado femenino de la psique que se encuentra desmembrada, y que Seth nos viene a mostrar para terminar de derrumbar lo desmembrado, Isis viene a unir todas las partes que el patriarcado a desmembrado a través de la energía de la compresión, la compasión y el amor. Osiris al reinar en el inframundo representa así nuestra propia Psique.
Osiris emerge así como una propuesta psico-mágica además de energética que le brinda a la mujer su propio espejo de Tezcaztlipoca, una realidad donde su sombra es constelada y dónde puede verse a sí misma con la claridad, y desde ese verse a sí misma su sistema de creencias es transformado.

Las características sanadoras incuestionables de la obsidiana, su frecuencia bipolar, su corte concoide y su capacidad de absorción, así como el simbolismo de la geometría del huevo, que representa la semilla, la unión de lo femenino y masculino, dan como resultado un viaje iniciático donde la mujer recupera su poder a partir de sentirse a si misma, a partir de liberar todo aquello que le sobra y que le impide realizar el sueño de ser ella misma.
A partir de rememorar su historia, la mujer encuentra, a través de liberar sus emociones, conectando con su lado femenino, un camino de conexión interna que la lleva a verse a sí misma tal cual es, dejando caer las mascaras y patrones de pensamiento que le han sido impuestos por el sistema de creencias patriarcal.
La terapia de Obsidiana, con sus múltiples geometrías, que aparecen como llaves esenciales que nos llevan al cambio y la transformación a partir de nosotros mismos.

 

Enviar un Comentario