SALUD ES AMOR.

“Rememorar es Sanar” Mircea Eliade

Así en la tierra como en el cielo, en la salud y en la enfermedad es que  se manifiesta la totalidad de lo que somos, para entender la salud hemos de comprender también la enfermedad su origen y función.

La procreación y mantenimiento de la especie obedece a leyes naturales,  físicas inmutables pero también éstas se presentan  con una  connotación “mágica” metafisica. Hoy la ciencia se acerca más que nunca a descifrar el lenguaje espiritual, que no es más que fisica cuantica, la fisica de las infinitas posibilidades, así la espiritualidad se presenta  como una parte muy importante de nuestra totalidad como SERES HUMANOS.

LA NUEVA CONSCIENCIA EN LA CONCEPCION

Será importante para  los futuros padres comprender a fondo que son ellos los que van a dar forma a un ser nuevo, tanto en la herencia genética que van a dar a sus vástagos, así como la forma en que los eduquen en un futuro. A diario escucho muchas mujeres que se aterrorizan al ver que están replicando exactamente el comportamiento de su madre, por ejemplo, comportamiento que ha causado mucho daño en la hija y  ésta teme replicar ese comportamiento con sus hijos. ¿Qué hacer?

Ante la gran dificultad que muchas parejas están teniendo a la hora de concebir un hijo, muchos  futuros padres están abriendo su consciencia hacia prismas más profundos que se reflejan a través de su inconsciente. El inconsciente es un gran misterio para muchos, pero si contamos con las herramientas adecuadas, podemos descifrarlo y liberarlo en consciencia.

La falta de salud, tiene su origen en una grabación psíquica inconsciente,  ya desde la etapa de la preconcepción traemos nuestros traumas y retos para esta nueva experiencia que vamos a vivir. Por ello es de vital importancia señalar que muchos de los traumas que albergamos en nuestra psique proceden de “no ser deseados” al nacer, muchas almas encarnan con un profundo sentido de desarraigo y soledad al sentirse no bien recibidos.  He oído muchas veces en la práctica clínica “no quiero estar aquí”, “no pertenezco a este mundo”. Las primera vivencia traumática sucede incluso antes de ser concebidos o en el mismo proceso de la concepción.

En el acto de la concepción de un hijo, la psique del padre influye en este proceso sin embargo es  la  madre  la que influye en el desarrollo psíquico y físico del feto en su útero.

La concepción de un ser está siendo para muchos futuros padres la puerta de entrada a una apertura y aumento de su nivel de consciencia. Está demostrado científicamente, gracias a los trabajos que la Doctora Berrenda FOX está realizando con niños superdotados, que se están encarnando niños a la tierra con un ADN más activado:

Los cambios no son conocidos públicamente, porque la comunidad científica siente que asustaría mucho a la población. Sin embargo, la gente está cambiando a nivel celular. Yo estoy trabajando con tres niños en este momento, quienes tienen tres hélices de ADN. La mayoría de personas saben y sienten esto. Muchas religiones han hablado acerca del cambio y saben que sucederá de diversas formas. Nosotros sabemos que es una mutación positiva, a nivel físico, mental y emocional, aunque pudiera ser mal entendido y provocar temor.” B. Fox

La nueva genética que están portando muchos niños está obligando a los padres a abrirse a una nueva forma de entender nuestra existencia. Los niños Índigo, Cristal están llegando a la tierra  para ayudar en este nuevo cambio de era. Y estos actúan y se comportan como verdaderos maestros dejando a sus padres boquiabiertos. No es que tu hijo tenga ningún desequilibrio como lo es el déficit de atención, hiperactividad….etc., tu hijo es un ser que vibra en una frecuencia más alta, su cerebro va a más velocidad y necesita aprender y ser educado de otra forma.

La transformación genética de nuestro organismo como futuros padres conlleva a que se transmute el viejo sistema de creencias patriarcal hacia valores más humanos y más respetuosos con la naturaleza

Ya se han constatado los estragos que causan en  la psique  del niño una educación estricta, o un ambiente desestructurado. La conciencia o psique del individuo se forma no solo en la infancia sino desde las etapas de la preconcepción, el ser elige a los padres con los que va a experimentar su plan de vida, no olvidemos que, por ejemplo, en el caso de las enfermedades están también forman parte del plan, puesto que el conjunto familiar, es decir los ancestros, arrastran una memoria celular. Nuestro ADN está formado por la combinación de 46 cromosomas, 23 de la madre y 23 del padre, en esa combinación mágica de cualidades, no solo heredamos aspecto físico, talentos, inteligencia…sino que también arrastramos las frustraciones y dolores generacionales que por no ser sanados y llevados a la consciencia causan enfermedades hereditarias.

Debbie Shapiro en su libro “Cuerpo Mente”, explica de manera magistral el papel de la entidad psicosomática,  “el cuerpo manifiesta nuestros sentimientos y pensamientos conscientes, manifiesta también las energías inconscientes que se ocultan detrás de cualquiera de nuestras acciones”  D. Shappiro

La enfermedad entendida como un último aviso que el alma nos hace a través de nuestro cuerpo, se convierte, ésta, por tanto en una oportunidad de crecimiento y expansión de la consciencia. Debemos entender que la mente y el cuerpo son una unidad, esto nos posiciona ante la responsabilidad de mirar dentro de nosotros mismos y ser honestos con lo que de verdad sentimos.

EL ORIGEN FEMENINO SIMBOLICO DEL ARQUETIPO DE LA GRAN MADRE

Para  recobrar nuestra salud original, hemos de recordar que nuestro origen es sagrado y sano ya que  provenimos de la madre naturaleza, y esta nos enseña que todo es cíclico, que todo nace y muere para volver a renacer. La muerte y/o  la transformación de la materia es un principio inherente en la propia naturaleza.

Los primeros ritos, la primera espiritualidad que tenemos registrada a través de antropólogos y arqueólogos es que, en un principio, se adoraba lo femenino, a la Diosa Madre Tierra.

María Guimbutas  famosa arqueóloga así lo constata en sus trabajos de investigación Simbólico mitológica de la época prehistórica.

M. Guimbutas identificó la diversa y compleja estructura de representaciones de figuras femeninas en el Paleolítico y el Neolítico como una representación única y universal de la ” Diosa Madre”, pero también manifestando la existencia de un surtido de deidades femeninas (aunque no eran necesariamente ubicuas a través de Europa)

Así el culto y el rito originales no solo se practicaba para obtener cosechas y caza, sino que también representaba la comunicación del humano con los Dioses,  así la certeza de que la existencia tiene “un porqué y un para que” para el humano original esto era una certeza,  entendía a la Madre Tierra como un “alma mater” de todas las cosas. El principio de vida como un principio femenino de nacimiento, crecimiento y transformación constantes.

En lo que se refiere a la salud y el cuerpo humano, en las culturas mas arcaicas,  los primeros médicos fueron los sacerdotes y las sacerdotisas, guías espirituales, curandera-os, sanadores de la comunidad.

Así el concepto de la medicina y la salud tienen que ver con la unidad, con la visión holística donde se incluye la materia y el espíritu como un matrimonio indisoluble.

Al desconectarse el ser humano de la naturaleza ORIGINAL, sobre todo con la devastación que produjo el patriarcado, este pierde su orientación en la tierra. Si nos adentramos en las primeras grabaciones de la psique,   para C. Jung , las imágenes primordiales de la psique están asociadas a ese principio femenino, simbolismo mitológico de la figura de la madre, el arquetipo de la madre universal es parte primordial de los contenidos más puros y recónditos de la psique.

El arquetipo de la Gran Madre engloba la madre nutricia y la castradora como las dos caras de una misma moneda. En el plano físico esta figura es la MADRE, que se encarna como primer contacto y relación  con el neonato, siendo a través de ella que  el “ser” (bebe) recibe sus primeras impresiones del mundo.

Para la mujer, cuando encarna el arquetipo de la madre, desde el momento de la concepción, esta tiene una simbiosis con el futuro ser que alberga en su útero.

Así este arquetipo primordial se manifiesta de lleno en la figura materna que encarna sus cualidades duales (Nutricia amorosa, temible castradora…) proyectándolas en sus hijos.

Pero el principio femenino de vida es Dual, donde lo positivo y lo negativo  forman una indisoluble unidad. Las creencias espirituales  al ser institucionalizadas  tratan de mostrar solo un aspecto aceptable de la realidad, pero la naturaleza es dual, bipolar, querer suprimir una parte de la realidad crea desconexión y perdida del sentido último de las cosas, la represión y negación de nuestra naturaleza negativa o femenina(parte inconsciente) crea desequilibrio y enfermedad.

La evolución de la consciencia a de pasar por el entendimiento de la naturaleza arquetípica de la mente humana, sus grabaciones primarias positivas y negativas que son proyectadas queramos o no al exterior.

Reconocer estas fuerzas arquetípicas inconscientes, implica valentía, pues son realidades incomodas que arrastramos de nuestros ancestros, penas, vergüenzas, abortos, secretos no mirados no desvelados, no sanados…….la sombra colectiva,  pero es solo a través de reconocer su existencia que podemos liberar y transmutar su nefasta influencia. La sombra no es buena ni mala, pero descuidarla, no verla, no reconocerla puede causar estragos en nuestra psique y por tanto en nuestra salud.

Hemos de entender que el arquetipo es una entidad viva dotada de un halito emocional que la alimenta. Y que se manifiesta como una mano que mece la cuna bajo la apariencia de silenciosa enfermedad.

Necesitamos recobrar el entendimiento de lo que somos y de nuestro lugar en el mundo, el caminar caminos trazados faltos de creatividad y espiritualidad deja un vacío en nuestras almas que el cuerpo traduce en dolencias.

Curar significa abarcar el círculo completo, ajustar sin dañar al organismo, comprender a la entidad psicosomática que como fiel aliada nos informa de nuestros estados internos más profundos.  Entender que nuestro organismo es una entidad “eletro-bio-química” perfecta y que como inteligencia viva que es tiene su propio lenguaje y forma de comunicarse con nosotros.

“la verdadera terapéutica comienza con la investigación de la «historia personal secreta» de la persona aquejada por su enfermedad; su averiguación debe remitir al profesional hacia lo consciente, pero también, y sobre todo, a lo inconsciente” C.Jung

LOS CRISTALES COMO HERRAMIENTAS DE SANACIÓN

Los cristales como consciencias de la tierra han estado siempre ahí, su uso se remonta a los tiempos primitivos donde eran utilizados como moneda de cambio, como lo fue la obsidiana en tiempos de Mesoamérica, o como piezas sagradas ornamentales que llevaban los dirigentes de los pueblos, el origen y uso de los cristales  tiene su origen desde los tiempos más remotos.

Hay escritos en los que se relata cómo se curaban en tiempos de los Aztecas, Mayas, Egipcios… donde se mencionan las cualidades  curativas de los cristales.

Las prácticas terapéuticas con cristales no son una moda del momento, sino que por el contrario son un conocimiento milenario que ya usaron nuestros ancestros. La llegada de la inquisición con la posterior colonización de América prohibió y persiguió estas prácticas consideradas paganas al no realizarse bajo el yugo de la Iglesia católica.

En México, con la llegada de Hernán Cortés fueron cerrados muchos centros de fabricación de piezas artesanales de obsidiana, por ejemplo, donde esta se consideraba que era la “piedra del diablo”.  Nada más lejos de la realidad, esta piedra milenaria en su origen y uso es una herramienta de sanación muy poderosa.

La medicina de la tierra, tenía un alto contenido espiritual, puesto que para los médicos arcaicos la enfermedad era una manifestación de espíritu, y gracias a sus cantos plegarias y rituales lograban restablecer la salud. La  primera medicina que realizaban como un entendimiento mayor  de la existencia,  el rito, la ceremonia se lleva a cabo para rememorar un tiempo pasado. Mircea Eliade, en su obra Mito y Realidad explica la importancia de los ritos y sentido de religión es necesario para el entendimiento de un sentido mayor de nuestras vidas.

Rememorar es sanar, pues solo conociendo nuestro pasado podemos entender nuestro presente, transformarlo y crear un “futuro bueno”.

CRISTALES LA CONCIENCIA DE LA TIERRA

Es en este proceso de transformación y curación donde los cristales con sus maravillosas propiedades e información que portan que pueden ayudarnos.

Los cristales son las puertas que nos pueden ayudar a entender mucho mejor nuestra propia naturaleza, su uso debe hacerse con cautela y respeto ya que ellos trabajan con su lenguaje único y transformador.

Para ver sus maravillosos efectos hemos de abrir nuestra mente y unir la razón al corazón.

Equilibrar nuestra salud física, emocional y espiritual es labor de los cristales que con su amorosa  ayuda  pueden llevarnos a un mayor entendimiento y aceptación de la realidad que vivimos.

En este mundo donde todo se ha vuelto inestable, frío, inmediato  y volátil necesitamos de herramientas que nos ayuden a unir materia y espíritu. Trabajar con esta maravillosa herramienta   nos puede abrir un camino hacia la verdadera salud donde podemos entender más claramente las partes negadas de nuestra psique,  permitiendo  desde la plena consciencia, cambiar nuestro sistema de creencias.

De la tierra somos y  en la tierra estamos.

Artículo publicado en la Revista Universo Holístico, nº61 del mes de Junio de 2013.

Surá Lillo

Medicina de la Tierra

Máster en Terapia con Obsidiana & Crsitaloterapeuta

www.mujerdespierta.es

 

 

 

 

Deja un comentario