Testimonio de Aintzine, una Mujer Despierta.

Testimonio real de una concepción, embarazo, parto y maternidad consciente.   Relato de un proceso  Terapéutico con Geometrías de Obsidiana & Psicosomática Clinica.
Mi nombre es Aintzine, y escribo este testimonio con el fin de ayudar con mi experiencia a cualquier mujer que lo desee. Empezaré desde el principio, con lo que tengo que echar la mirada 2 años atrás. Yo era una mujer que con cada menstruación sufría de dolor lo indecible, y después de andar de médico en médico conocí a Sura. Con ella comencé una terapia con Geometrías de obsidiana, la cual me ayudo a enfrentar los conflictos que me generaban todo ese dolor. Poco a poco me daba cuenta como iban saliendo todas las cosas que me generaban malestar, inquietud y miedo, fue entonces cuando empecé a ser yo, y me sentía realmente bien. Cuando terminó mi terapia para curar mis dolores de mentruación seguí trabajando con ella porque me sentía bien haciéndolo, y porque gracias a ello he descubierto muchas cosas sobre la historia de mi familia. Hicimos un árbol genealógico y lo trabajamos. Es increible la de cosas que puedes llegar a descubrir sobre tu propia familia, y más increible aún como puede ir en tí de una manera inconsciente, influenciando en tu vida en cierto modo. Durante este tiempo me casé y mi pareja y yo decidimos embarcarnos en la aventura de traer un bebé a este mundo, y así realicé una serie de trabajos con Sura para conectarme con el que sería mi bebé. El primer trabajo fue muy especial, puesto que sentí dos energias muy intensas, eran como dos ráfagas de luz blanca muy intensa y le contaba que mi mayor deseo era que viniera a nuestras vidas, que vendría cuando fuera el momento y que mientras ese momento llegara estaríamos esperando a tener noticias, es decir a mi embarazo. Eran dos, el primero era una energía muy fuerte, como de un varón y la otra era más suave, como una nena. Curioso porque mi primer hijo ha sido varón!
También conectamos con un hijo no nato,producto de un aborto provocado, por diversos motivos decidí trabajar esta memoria, con el fin de que no interfiriera ni en el proceso de quedarme embarazada, ni una vez ya embarazada en el que sería mi bebé. Pasaban los meses y cada vez que me venía el periodo era una pena muy grande. Entonces volvimos a hacer otro trabajo para conectarme otra vez con el que sería mi futuro bebé. Esta vez volví a conectar con dos energias muy fuertes y a través de ese trabajo intuí que pronto llegaria a mi el regalo más grande del mundo, mi bebé. Así fue, al mes siguiente estaba expentante por saber
si estaría embarazada o por el contrario volveria a venirme el periodo. Algo dentro de mí me decía que estaba embarazada, y no había cosa que me hiciera más feliz. Así el 19 de diciembre supe que sí, que estaba embarazada de 5 semanas, y fue la mayor alegria que haya podido tener nunca. A partir de este momento empecé a darle mucha importancia a los sueños que podía tener, lo que me hacían sentir, las emociones que sentía día a día…como Sura me indicaba en nuestras sesiones.
Este primer mes sentí mi cuerpo más cansado de lo normal, y dormía mucho; también me sentía más sensible de lo normal.
En mi segundo mes de embarazo seguía estando muy sensible, a raiz del embarazo y por diversos problemas en el trabajo que también trabaje en terapia, problemas que me llevaron a hablar con mis superiores y dejar el trabajo con todo el apoyo y comprensión por parte de ellos. A partir de ahí la sensibilidad que sentía fue desapareciendo, puesto que al no tener em ni entorno gente tóxica me sentía más fuerte y mi ánimo mejoró notablemente. En ese momento comprendí gracias a la consciencia que iba adquieriendo con mi trabajo terapeutico, que estaba en una fase de mi vida en la que tenía que mirar por mí y por mi bebé. Empecé a tener sueños casi cada noche y todos eran muy parecidos. Estos sueños se relacionan con la falta de mi pareja y ver cómo él se relacionaba con otras mujeres (tengo que decir que la relación con mi marido ha sido buena en todo momento y siempre he tenido su apoyo). Otros de los sueños se relacionaban con mi bebé, soñaba que estaba dentro de mí, le veía como daba vueltas en el útero sin poderle ver la carita. En otra ocasión soñé que ya había nacido, pero cuando iba a atenderle no estaba. Según he ido tratando estos temas con Sura he sentido como perdía ese miedo primero a la maternidad y después a sentirme sola con mi bebé.
En mi tercer mes de embarazo, me he sentido muy bien fisicamente, no he tenido nauseas ni mareos de momento mi embarazo va perfecto. Este mes es clave, puesto que es el mes en el que me hacen la ecografia y un análisis de sangre con lo que me dicen si mi hijo tiene probabilidad de tener alguna alteración genética. Hasta ese momento he sentido miedo, por saber que todo fuera bien y que no hubiera ningún problema. Afortunadamente llegó el día y me dijeron que todo iba perfecto, que hablia muy pocas probabilidades de que tuviera algún problema genético. Ese día fue el más feliz de mi vida, ver en esa ecografía a nuestro pequeñin, tumbadito y su bracito levantado…me hizo llorar de la emoción tan intensa que sentí, y lo más importante, aunque sabía que estaba embarazada, esa primera ecografía era la prueba evidente de que sí, que estaba dentro de mí. Fue una mezcla de muchos sentimientos y muy intensos.
Este mes he tenido un sueño que me ha hecho sufrir mucho. Años atrás tuve una pareja que psicológicamente me dejó muy marcada y muy machacada, con esta persona me quedé embarazada, pero teníamos una relación muy tóxica y decidí interrumpir el embarazo sin que él llegara a saber de la existencia de su hijo, puesto que yo no quería un padre así para mi hijo. El sueño consistía en que esta expareja me obligaba a ir con él y mi único deseo era que no supiera de mi actual embarazo, de repente desperté y lo hice con muy mala sensación, no podía parar de llorar y no fui capaz de volverme a dormir, me daba miedo volver a sentir la presencia de esa persona a mi alrededor. Lo hablé con Sura, y comprendí que lo que tenía era miedo a que me pasara algo a mí, puesto que todo lo que me pasara y sintiera también lo sentiría mi bebé, y me preocupaba que mis sentimientos influyeran en él. Emocionalmente me siento estupenda, estoy tan feliz que cualquier cosa que pueda ennegrecer un poco cualquiera de mis momentos pienso en mi hijo y me hace sacar la mas sincera de mis sonrisas.
En mi cuarto mes de embarazo me siento muy bien físicamente, todavía no se me nota mucho. Me preocupa mi figura, con lo que practico natación y voy a pasear mucho. Duermo bien y este mes no he tenido sueños que me hayas sobresaltado ni llamado mi atención. Mi cabeza parece que va un pasito adelante y ahora estoy expectante por saber cual será en sexo de mi bebé. No es algo que me preocupe, porque me da igual que sea niña o niño, lo que realmente me importa es que se esté desarrollando correctamente. Mi cabeza no deja de pensar en las cosas y cuidados que necesitará mi bebé (la ropita, preparar la habitación, sus juguetes, su cunita, el cochecito…). A veces me he sentido un poco abrumada por saber si sería capaz de hacer frente a todo lo que conlleva la maternidad, pero lo he superado con pensamientos positivos (ninguna mujer nace sabiendo ser madre, es cuestión de aceptar los cambios que genera la maternidad y afrontarlos de manera sosegada). Este mes he sufrido de cólicos a causa del embarazo, pues el útero al ir creciendo me ha ido pisando los riñones, era cuestión de que mi bebé se moviera un poquito para dejar de sentir ese dolor horrible. Así llegó el día que ansiaba, mi bebé se movió, y fue otro de los momentos más felices y emocionantes de mi vida, sentirle dentro de mí. Ha sido una sensación muy extraña e indescriptible, era como una mariposilla dentro de mi barriga. Todo el mundo me dice que tengo muy buen aspecto y que tengo cara de estar relajada, yo también me siento así, llena de felicidad y de vida.
En mi quinto mes de embarazo, emocionalmente me he sentido un poco baja, pues he tenido algún problemilla con el ginecologo a causa del peso. Según él estoy cogiendo más peso del que debo (se supone que debería coger a kilo por mes, y en el quinto mes he cogido 6 kgs). Es un hombre muy estricto y seco, bastante poco accesible, pero le he recordado que estoy embarazada y que si mi bebé va cogiendo peso, logicamente yo también lo cojo. La verdad es que me cuido bastante con la alimentación, porque pienso que es muy importante para el desarrollo de mi hijo, y sigo haciendo natación y me voy a pasear todos los dias. A parte me he sentido un poco separada de mi familia, pues no tengo la comprensión de mis padres ni mi hermano. Soy hija de padres separados y mi hermano es muy buena persona pero no está pasando el mejor momento de su vida, lo que hace que cada vez que alguien tiene algún conflicto acuda a mí en busca de comprensión (miran su ombligo sin darse cuenta de que mi barriga va creciendo con un ser dentro). Todavía no sabemos el sexo del bebé, pero la fecha de la siguiente ecografía está muy próxima. Tengo muchos sueños, pero la mayoría no son muy claros, solo puedo decir que están relacionados con el aspecto que tendrá mi bebé. Con uno de los sueños lo estaba pasando realmente mal, pues soñaba que el niño nacía muerto, pero de repente me desperté con una patadita de mi bebé, como si quisiera decirme: “Eh, que estoy aquí, que estoy bien”.
Por fin, ya ha llegado el día de la ecografía, hoy sabremos qué será… Un niño, es un niño y estamos muy contentos, su nombre será Aritz. Estaba de espaldas y no se le veía muy bien, hemos pensado: “jajaja, nos viene timidillo…”, pero al final se ha dejado ver y hemos visto perfectamente sus genitales. Ha sido un día muy emocionante, desde este momento le llamaremos por su nombre. Físicamente me encuentro muy bien, me siento fuerte y ya se me empieza a notar la barriga, tengo unas ganas impresionantes de que se me note el barrigón y enseñar al mundo la felicidad que siento dentro de mí.
Al septimo mes de embarazo tuvimos un sustillo, empece a terner contracciones con dolor, parecia que el bebe quería nacer antes de tiempo, tuve algunas contacciones y me asuste, me revisarón y me mandaron reposo a casa. Contacte con Sura y pudimos ver que en el árbol geneálogico y encontramos un drama en un sindrome de aniversario con el fallecimiento de la bisabuela en el parto de su abuelita, además de un drama de un gemelo que murió a los 7 meses de embarazo.
Después de este trabajo mi cuerpo dejo de tener contracciones, me sentí muy tranquila y en paz.
Continuara….

Deja un comentario