Menú+

EL LADO POSITIVO DEL COVID 19. Sura Lillo

Publicado el Mar 22, 2020 por en Página de Inicio | 0 comentarios

Aprendizaje, autoconocimiento y crecimiento personal.

Son muchos los retos que tenemos que enfrentar cuando de “golpe y porrazo” nuestras rutinas, nuestra vida social se cortan. 

La reciente ola de contagios por el COVI19 nos ha obligado a muchos a permanecer confinados en nuestros hogares. Esto supone, de golpe para muchos, tener que enfrentarnos a nosotros mismos. 

Desarrollar una relación saludable con nosotros mismos se vuelve necesario. Para muchos, ésta será la primera vez que se paren y se conecten consigo mismos. Saber escucharnos y atender nuestras necesidades más intimas emocionales será fundamental para poder gestionar nuestras emociones y por tanto este nuevo estilo de vida. 

Emociones como el miedo, la impotencia, la tristeza, son emociones normales en estos momentos, poder expresarlas, compartirlas, es fundamental, pues la represión de estas emociones desencadenan ansiedad y depresión. 

Cuando somos presa de estas emociones nuestro sistema inmunitario cae en picado debilitando nuestras defensas, por eso, es importante mantener una actitud positiva, mantener la calma, ocupar nuestro tiempo en actividades que nos ayuden a subir nuestro estado anímico.

Estos días de confinamiento casero son el caldo de cultivo donde nuestra propia sombra sale a la palestra, la sombra la configuran todos aquellos mecanismos inconscientes en forma de pensamientos negativos los cuales alimentan a nuestro sistema emocional debilitándonos, generándonos ansiedad, frustración, irritación….negatividad. ¿es esto lo que queremos? no, ¿verdad?

Otro aspecto no menos importante es gestionar nuestras relaciones dentro del hogar con nuestro pequeño núcleo familiar. Las discusiones con la pareja, con los hijos son escenarios probables en estos días de reclusión colectiva. Por eso, es vital que cada individuo sepa gestionar sus propias emociones, sepa compartirlas y comunicarlas con el “otro” de manera correcta. 

En estos tiempos todo aquello que no esté en equilibrio en nuestras relaciones intra e interpersonales saldrá a flote, ya que, además de gestionar nuestro miedo a enfermar, a la incertidumbre, a perder un ser querido o a la propia muerte estan sobre la mesa de nuestro pensamientos más recurrentes…también hemos de saber gestionar nuestro “ego”.  Nos toca conectar con el corazón y con nuestro lado más humano.

La empatía, la compresión mutua, la comunicación eficiente, la escucha activa son habilidades que debemos desarrollar para poder crear espacios emocionalmente “saludables”

El universo nos ha puesto este escenario como una oportunidad de oro para poder mirar dentro de nosotros, un contexto dónde podemos tener mucho aprendizaje y crecimiento interiores. Lo queramos o no, nos guste o no, nos encontramos en el salón de los espejos, donde lo peor y mejor de nosotros puede salir a la luz. Que sea una cosa u otra dependerá única y exclusivamente de nosotros.

Desarrollar nuestra fuerza interior es nuestro mayor reto, el orden, la limpieza, la disciplina y la responsabilidad son cualidades que deben ser desarrolladas. 

Hay muchas cosas que podemos hacer para que estos días pasen de ser un infierno a un paraíso, todo depende de nuestra actitud.

¿Qué podemos hacer para balancear nuestro cuerpo emocional?

Una correcta alimentación, descanso y realizar ejercicio, meditar o realizar actividades creativas, son nuestros mejores aliados en estos momentos donde los días son largos y podemos ser presas del miedo y la ansiedad.

Comer de manera equilibrada es nuestra mejor arma no solo para estar saludables físicamente sino también para tener un equilibrio emocional. Una dieta rica en frutas, verduras, grano integral, carne baja en grasas y pescado nos garantiza una correcta nutrición y equilibrio emocionales.

Cuando ingerimos grandes cantidades de azucares y grasas nos produce desequilibrio en nuestros estados anímicos, provocándonos adicción y malestar. Es fundamental aprender a gestionar nuestras emociones de formas más ecológicas que a través de la comida chatarra, el alcohol o las drogas.

Son días de mucho sedentarismo, por ello es vital que nuestra alimentación sea equilibrada y no demasiado calórica. 

El ejercicio físico debe ser una rutina a implantar en nuestras vidas de una manera o de otra y hoy más que nunca puede ser un aliado para nuestro bienestar interior. Realizar ejercicio estimula y genera endorfinas, las hormonas del bienestar. Por ello, ser disciplinados en casa y realizar ejercicio diario puede sernos muy útil pues de esta manera nuestro ánimo se verá beneficiado y  estaremos más serenos, positivos y calmados. Si tienes a tus hijos en casa es bueno que realices ejercicio con ellos, de esta manera los educas en hábitos de vida saludables.

Realizar actividades creativas también puede ayudar a  mejorar nuestro ánimo,  la creatividad nos genera la sensación de haber aprovechado el tiempo en algo que nos gusta hacer. Pintar, escribir, cocinar, coser u otra actividad que te estimule. Tienes una oportunidad para marcar la diferencia.

Mantener tu mente ocupada estudiando, leyendo puede generarnos sentimientos de calma y bien estar.

Meditar es otra herramienta muy positiva para calmar nuestra mente, Mindfullness, Afirmaciones positivas, Yoga, ejercicios respiratorios pueden también ser muy útiles para gestionar nuestras emociones negativas, el miedo y la ansiedad se mitigan cuando realizamos estas actividades que ayudan a calmar nuestra mente.

Por todo ello debemos desarrollar la disciplina y la automatización, nadie mejor que tú para cuidarte. Son tiempos en que no tenemos a la mano otras personas que nos motiven, por eso debemos desarrollar el autoliderazgo y retarnos a sacar lo mejor de nosotros mismos.

Podemos también potenciar nuestras relaciones con nuestros amigos, realizando quedadas virtuales a través de video llamadas y de esa manera compartir  con ellos como nos sentimos. Hablar y compartir con los otros es muy positivo, somos seres sociales.

No olvidemos que “todos” estamos viviendo esta crisis como una oportunidad colectiva e individual de evolución. Aprovecha el tiempo y genera momentos únicos de los cuales puedas aprender y que cuando pase la tormenta te sientas orgulloso de ti mismo, de como lo viviste y lo mucho que creciste en este tiempo.

Que la fuerza te acompañe!!!

Sura Lillo

Coach Emocional, Directivo y Liderazgo

 

Enviar un Comentario